sábado, junio 19, 2021

¿El origen de WOW por fin indentificado?

Mas leido...

El astrónomo aficionado Alberto Caballero, cree haber encontrado el origen de la famosa señal WOW, el cual, hasta la actualidad permaneció sin detectar.

El 15 de agosto de 1977 a las 22:15, el radiotelescopio Big Ear recibió una señal de radio de origen irreconocible a lo largo de precisamente 72 segundos, que llega de la región oeste de la constelación de Sagitario y que alcanzó una intensidad 30 ocasiones superior al ruido de fondo.

En concordancia al protocolo usado, esta señal no fue grabada sino que fue registrada por la PC del observatorio en una sección de papel continuo diseñada para eso. Unos días después, el joven instructor de la Facultad Estatal de Ohio Jerry R. Ehman, que se encontraba haciendo un trabajo como voluntario en el emprendimiento SETI mirando los registros de la PC, descubrió la señal anómala más intensa que se hubiera detectado hasta el momento por un radiotelescopio. La señal fue popular como Wow!, gracias a la anotación que Jerry Ehman logró en el papel continuo, denotando su sorpresa y emoción. La secuencia de esa señal fue: 6EQUJ5.

Sin importar años de trabajo y muchas horas de dedicación, hasta la actualidad nadie pudo seguir el origen de la señal, ni argumentar por qué ocurrió.

Al principio se pensó que era de origen terrestre. Quizás una señal perdida de un satélite militar irreconocible, o una señal que había rebotado en la Luna. Pero ningún otro radiotelescopio que operaba esa noche había escuchado lo mismo, lo que llevaría a reflexionar en una señal generada localmente.

Además, la Luna no se encontraba en el sitio acertado en ese instante para accionar como reflector. Se ha especulado con otras hipótesis, como una estrella que se conviertió en supernova, un fallo informático, cometas emisores de radio, pero ninguna explicación fué exitosa. Por otro lado, en los últimos 43 años nada ni remotamente se ha acercado a la señal Wow!

La oportunidad de que la señal Wow! provenga de una sabiduría extraterrestre está entre las explicaciones de menor posibilidad. Las declaraciones poco comúnes necesitan evidencias poco comúnes, y toda oportunidad mundana debe eliminarse antes de que uno empieze a culpar a los aliens de esa señal. Pero hay unos cuantos hechos tentadores que nos llevan a reflexionar en los bichos con trompetilla verde.

Antes que nada, la continuidad. La señal Wow! se recibió en los 1.420 MHz, continuidad que se produce a lo largo de los cambios en el estado energético de los átomos de hidrógeno neutros. Estas señales de microondas de 21 cm de longitud tienen la posibilidad de traspasar en las considerables nubes de polvo cósmico interestelar que son opacas a la luz aparente. Si una civilización capaz tuviese que seleccionar una continuidad para anunciar una señal por el espacio, probablemente elegiría esta.

En segundo lugar, el perfil de la señal recibida se ajusta precisamente a eso que se esperaría recibir en un radiotelescopio como el Big Ear de Ohio. Este telescopio está fijo en el suelo, y sondea el arco del espacio por el que la rotación de la Tierra le dirige.

El tiempo que recibiría una señal que llega de un punto distante es precisamente 72 segundos, de los cuales, en los primeros 36 la capacidad de la señal aumentaría, y los últimos 36 disminuiría. Si veis el resultado de el papel impresa de aquella noche, la mayoría son unos y espacios en blanco, pero en esos segundos, la señal aumentó «simétricamente», registrando esta secuencia: 6EQUJ5.

El otro aspecto intrigante del Wow! es su origen aparente. El Big Ear tenía dos receptores paralelos entre sí pero cada uno apuntando en una dirección sutilmente diferente. Es realmente difícil decir precisamente qué receptor escuchó la señal gracias a la manera en que se procesaron los datos, pero se conoce que únicamente una de las bocinas la recibió. Esto nos transporta a la conclusión de que el origen podría seguir de uno de los dos estrechos rectángulos a los que apuntaba cada antena.

 

Aquí es donde entra Alberto Caballero, constructor del canal de youtube «The Exoplanets Chanel». Pensó que si la fuente fuera alguna otra forma de vida, seguramente estaría viviendo en un exoplaneta, y si ese fuera la situacion, estaría en órbita de una estrella semejante a nuestro sol. Siguiendo esta lógica, Caballero buscó en la banco de información de Gaia, una banco de información de ingreso público en el que se tienen registradas 1.300 millones de estrellas.

Caballero, parece ser identificó una única estrella de características semejantes a nuestro sol: 2MASS 19281982-2640123, que está a 1.800 años luz de distancia. Es un calco del sol, y está localizada en una de ámbas zonas del cielo de donde la señal ¡Wow! podría haber provenido. Alberto ofrece que se dirijan a ese punto los telescopios, e detectar si esa estrella tiene exoplanetas a una distancia que permitiría la existencia de vida. Si así fuese, quizá la señal podría haber venido de allí.

Alberto también pregunta a sus suscriptores si sería favorable responder a la señal o no. Les traigo el vídeo de su canal en el que enseña sus informaciones, y muestra el paper que ha anunciado en arxiv.org. Alberto exhibe imágenes y comentarios que dejan a las visibles la predisposición a creer que hablamos de una señal extraterrestre. Y esa predisposición no es la preferible forma de comenzar una investigación. En este vídeo podéis ver los dos rectángulos a los que me refería un poco más arriba.

arxiv.org no es una revista revisada por pares, aunque en cualquier situación, las declaraciones hechas por Alberto tampoco precisan de confirmación o refutación. Él mismo dice que hay otras 14 estrellas semejantes al sol que podrían ser el origen, pero de las cuales el archivo Gaia no brinda datos sobre su radio o luminosidad. Y también, que la señal podría venir de algún otra estrella de la región.

spot_img

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo ultimo

Theresa Knorr, la Madre Psicópata que Martirizó a sus Hijos hasta la Muerte

Theresa Knorr, la madre psicópata que martirizó a sus hijos hasta la muerte​ LAS CARAS DEL MAL​ La ‘Torturadora’ mataba a...

More Articles Like This