miércoles, abril 21, 2021

Mira a quién le abres la puerta: 10 Asesinatos reales en que sucedieron en Halloween

Mas leido...

Esposa de ‘el Chapo’ arrestada en Virginia por tráfico de drogas

Emma Coronel Aispuro acusada de conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina, heroína y marihuana, además de ayudar a fugas de...

Caníbal Japones Famoso – «No quería matarla , pero era la única manera de comérmela»

os traigo la historia de este asesino caníbal Japones que se convirtió en una celebridad en su país por haberse...

El Asesino en serie Michael Heidnik (El Sembrador de Bebes)

Gary Michael Heidnik (mil novecientos cuarenta y tres-mil novecientos noventa y nueve) fue el asesino estadounidense que raptó, torturó...

Disfraces terroríficos, alcohol, entorno siniestro… Ciertos asesinos han aprovechado esta noche festiva para cometer sus crímenes.

La noche de Halloween combina ánimo festivo, alcohol, máscaras y gusto morboso por lo siniestro. Con esa explosiva combinación no extraña que múltiples de los crímenes más atractivos y horribles de la crónica negra hayan tenido sitio en esa data. Repasamos ciertos más significativos. Cuidado, estas historias de terror son reales.

El caso del muchacho que fue a la celebración a arreglarlo con su novia y terminó fallecido

La tarde del treinta de octubre de dos mil diez, el joven universitario de la ciudad de Bogotá Luis Andrés Colmenares vacilaba si asistir o bien no a la celebración de Halloween en la disco Penthouse. Llegó a escribir una lista de inconvenientes y ventajas, y en los pros escribió: “Arreglar el inconveniente con Laura”. Ella era una pudiente compañera de clase con la que salía desde hacía poquitas semanas. Decidió ir: múltiples fotografías le muestran disfrazado de demonio y a Laura Moreno de Minnie Mouse, divirtiéndose junto a múltiples amigos. Horas después, el cadáver de Luis Andrés aparecía en un río. De este modo se empieza uno de los casos más mediáticos de los últimos tiempos en Colombia.

Si bien en un principios su muerte fue considerada un accidente provocado por la ebriedad, la familia Colmenares contrató una investigación forense particular una vez que la madre de Luis Andrés declarara que se le había aparecido su hijo en sueños susurrándole: “Mami, la prueba está en mi cuerpo, búsquenla”. La conclusión fue considerablemente más dramática: asesinato.

Se esgrimió que el joven había fallecido tras una brutal tunda y que su cadáver solo fue lanzado al agua horas tras fallecido. Prosiguieron múltiples juicios al exnovio de Laura, Carlos Cárdenas, la teoría de que los escoltas de la joven habían acabado con el estudiante, contradicciones en los testimonios, falta de pruebas y la absolución tanto de Cárdenas como de Laura Moreno y Yesi Quintero, otra amiga que había salido aquella noche. Tras el último juicio en dos mil diecisiete, la versión oficial es que la muerte de Luis Andrés Colmenares se generó de forma casual, mas la fiscalía y la familia sostienen la teoría del asesinato.

El hombre que mató Halloween


Y la historia de leyenda urbana por excelencia de Halloween se hizo realidad. El atávico temor a las chucherías envenenadas y las manzanas de caramelo que esconden cuchillas de rasurar tiene un horrible precedente que tuvo lugar en Texas en mil novecientos setenta y cuatro.

El pequeño de 8 años Timothy O’Brian moría envenenado tras tomar una barra de Pixie Stix, un caramelo de pica pica en polvo aún muy popular que había sido envenenado con cianuro. El doble horror vino cuando se probó que su padre había sido el asesino, que estresado por las deudas procuró cobrar múltiples seguros de vida que había contratado para el pequeño.

Además de esto, procurando encubrir su crimen, le había dado Pixie Stix envenenados asimismo a su otra hija Elizabeth y a múltiples pequeños del vecindario más, mas estos no llegaron a consumirlos. Ronald O’Brian fue condenado a muerte y ejecutado diez años después, ya transformado para los restos en “el hombre que mató Halloween” o bien en el genuino “Candyman”.


De qué forma el lanzamiento de un huevo puede terminar en drama


Un tradicional de la celebración en E.U. es lanzar huevos a vehículos de ignotos. Karl Jackson no se lo tomó realmente bien en el momento en que unos adolescentes se lo hicieron la noche de Halloween de mil novecientos noventa y ocho, mientras que iba a recoger con su novia al hijo de esta que estaba en una celebración. Descendió del vehículo, tuvo una breve discusión con los chicos que le habían lanzado los huevos, y al regresar a entrar en el turismo uno de ellos sacó un arma y le disparó. El asesino era Curtis Sterling, de solo diecisiete años. El New York Times apunta que desde mil novecientos ochenta y cuatro han sido heridas o bien asesinadas en incidentes relacionados con lanzamientos de huevos a lo largo de la noche de finados veinticuatro personas.

El asesino del palo de golf que era sobrino de Kennedy


La noche de Halloween del setenta y cinco la quinceañera Martha Moxley asistió a una celebración en la casa de los Skakel, sus vecinos en el exclusivo distrito de Belle Haven, en Greenwich, Connecticut. A lo largo de la celebración coqueteó y se besó con Thomas Skakel, con quién fue vista por última vez. Por la mañana siguiente, el cuerpo de Martha aparecía sin vida en el patio trasero de su casa. Había sido golpeada hasta la muerte con un palo de golf.

25 años después el otro hermano Skakel, Michael, que asimismo tenía quince años cuando ocurrieron los hechos, fue acusado del asesinato. Se daba la coyuntura de que los Skakel eran sobrinos de Ethel Skakel Kennedy, viuda de Bobby Kennedy, con lo que su historia legendaria y aura les daba tanto determinados privilegios como el interés liberado de la prensa.

El juicio de dos mil dos condenó a Michael a veinte años de cárcel, si bien prosigue aduciendo su inocencia. El caso prosigue recibiendo la atención del público cuarenta años después y ha inspirado numerosas obras tanto de ficción como ensayos, entre ellos la novela Una temporada en el purgatorio, de Dominick Dunne, amoldada al cine en mil novecientos noventa y seis con un joven Patrick Dempsey como uno de los turbulentos hermanos.

El crimen adolescente de Ripollet que convulsionó a España


Asimismo en España un crimen cometido un treinta y uno de octubre de dos mil ocho ha pasado a la memoria popular. Se trata del asesinato de Maores (María Dolores), una adolescente de Ripollet (Barna) que fue asesinada, exactamente, por un compañero de clase del que estaba enamorada. A él, Sergio, le había dedicado abundantes mensajes en su cuenta de Fotolog, y no desconfío un instante cuando este fue a procurarla a su casa la víspera de Todos y cada uno de los Santurrones, en compañía de otro compañero de instituto, Luis. Maores salió en zapatillas de casa asegurando que volvería en 5 minutos. En un descampado próximo, Sergio la decapitó. El crimen, cometido por un menor de solo catorce años sin un historial de violencia precedente, convulsionó a España y nutrió el conocido discute sobre las penas a los criminales menores. 4 años tras el asesinato, Sergio salía en libertad.

Maores, una adolescente de Ripollet (Barna), fue asesinada por un compañero de clase del que estaba enamorada. En la imagen, fotografías de la joven y candelas cerca de su domicilio.
Maores, una adolescente de Ripollet (Barna), fue asesinada por un compañero de clase del que estaba enamorada. En la imagen, fotografías de la joven y candelas cerca de su domicilio.


Noche sanguinolienta en casa de 3 compañeras


Lauren Meanza, Leslie Mazzara y Adriane Insogna compartían casa en Napa, California. La madrugada de Halloween de dos mil cuatro Lauren se despertó alterada en su dormitorio, ubicado en la planta baja, por los ladridos de su cánido. Escuchó que alguien entraba en la residencia y subía las escaleras. Creyó que se trataba del novio de Leslie, mas minutos después escuchó un aullido de terror. Era Adriane pidiendo socorro. Lauren se asomó a la puerta de su habitación y vio de qué forma un hombre bajaba las escaleras rompiendo objetos.

Presa del pavor, la joven escapó hasta el patio trasero de la residencia, que daba a un muro tan alto que transformaba el espacio en una ratonera. En casa, el ignoto proseguía moviéndose, y Lauren escuchó nuevamente los chillidos de Adriane. Volvió a entrar en la residencia y también procuró llamar a la policía desde la cocina, mas la línea había sido cortada. Sin saber qué hacer, Lauren subió a la habitación de Adriane. Se halló la estancia cubierta de sangre, a Leslie acuchillada sobre una pila de ropa y a Adriane tras la cama, aún viva mas exangüe por las numerosas puñaladas que le habían propinado. Lauren consiguió bajar hasta su dormitorio, con los pies descalzos manchados por la sangre de sus compañeras, y llamó a la policía desde su móvil. El doble crimen tardó un año en resolverse. El culpable resultó ser Eric Copple, marido de Lily Prudhome, una de las amigas de Adriane. Él confesó su autoría sin dar ningún motivo para los asesinatos.

El crimen del truco o bien trato


La regla universal de no abrir a los ignotos se rompe cada noche de Halloween con la tradición de ir a solicitar caramelos por el vecindario. Una cautela elemental se trasgrede de esta manera para sostener una costumbre inocente y amena. O bien eso debió opinar Peter Fabiano cuando llamaron a su puerta la noche de finados de mil novecientos cincuenta y siete. Del otro lado había alguien vestido con una máscara, pintura y guantes colorados, mas no era un pequeño ni un tardío adolescente, sino más bien un adulto que le disparó en la cabeza con una pistola envuelta en una bolsa de papel. Semanas después 2 mujeres, Goldyne Pizer y Joan Rabel, eran detenidas como coautoras del crimen. Joan había mantenido una relación con Betty, la esposa de Fabiano, a lo largo de una crisis del matrimonio. Inútil de superar la rotura, había persuadido a Goldyne, su amiga y probable amante, de que el hombre era desalmado y merecía la muerte. Por amor a Joan, obedeció, y fue la que asió el arma y efectuó el disparo. “Las asesinas lesbianas” (de esta manera las llamaron) hicieron las exquisiteces de la prensa, que aprovechó para identificar a las mujeres homosexuales como peligrosas odiahombres capaces de lo peor.


El sicópata que pronosticó un asesinato

Ronald Sisman y Elizabeth Platzman fueron asesinados en su piso del Chelsea neoyorkino la noche de Halloween de mil novecientos ochenta y uno. Lo que podría ser otro crimen de los lamentablemente frecuentes esa data adquiere tintes más chocantes en el momento en que un preso declara que uno de sus compañeros de encierro había pronosticado el crimen.

El clarividente no sería otro que David Berkowitz, el asesino en serie conocido como “el hijo de Sam”. Siempre y en todo momento se había rumoreado que Berkowitz había estado en contacto con una secta satánica que le asistía a cometer sus delitos; conforme el informante de la cárcel, el preso había hablado de un plan para entrar en algún piso de la zona y efectuar un asesinato ritual.

Exactamente el mismo Berkowitz afirmó que Ronald Sisman (uno de los asesinados) tenía grabados ciertos asesinatos del Hijo de Sam y planeaba entregarlos a la policía a cambio de ser exonerado de alguno de sus delitos relacionados con las drogas. No obstante, los estudiosos no han resuelto todavía los crímenes de Sisman y Platzman.

El estudiante que llamó a la puerta equivocada


Yoshihiro Hattori era un estudiante nipón de intercambio de dieciseis años que pasaba un curso en Baton Rouge, Luisiana (EE. UU.). La noche de Halloween de mil novecientos noventa y dos, Hattori se dirigió a una celebración disfrazado de John Travolta en Fiebre del sábado noche. Mas, poco familiarizado con el vecindario, llamó a una casa que no era la adecuada. Realmente la celebración se festejaba a 6 casas de allá, en exactamente la misma calle.

Como no le abrían, volvió al vehículo, instante en el que de la casa salió el dueño, Rodney Peairs. “Hemos venido por la fiesta”, afirmó Hattori, acercándose a él. “¡Quieto!”, le chilló Peairs. Mas seguramente el joven no le comprendió bien debido a su limitado conocimiento del inglés. Hattori llevaba una cámara que Peairs confundió con un arma, conque le descerrajó un tiro a bocajarro. Afirmó que el aspecto del joven daba temor.

El episodio tuvo gran influencia en el país nipón, donde sirvió para meditar sobre el choque cultural con una sociedad, la americana, donde la prevalencia de las armas es absoluta y la idea de proteger la propiedad privada llega hasta el extremo.

Confundieron a unos adolescentes vestidos de Halloween con una banda contrincante


La noche de Halloween de mil novecientos noventa y tres 5 miembros de la banda callejera Pasadena Blood dispararon contra lo que pensaban que era un conjunto de la banda contrincante, los Crips. Se confundían. Realmente eran unos adolescentes disfrazados que volvían a casa tras una sesión de “truco o bien trato” por el vecindario.

Contribuyó a la confusión que los chicos fueran altísimos para su edad y que 2 de ellos llevaran bandanas negras y azules. Una casualidad mortal. 3 de ellos murieron y otros 3 padecieron heridas graves. Asimismo fueron 3 los miembros de la banda condenados, en un caso que se vio como ejemplo de de qué manera la violencia intoxicaba la idílica existencia de los distritos residenciales.

- Advertisement -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -

Lo ultimo

Esposa de ‘el Chapo’ arrestada en Virginia por tráfico de drogas

Emma Coronel Aispuro acusada de conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina, heroína y marihuana, además de ayudar a fugas de...
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -