Putin es un criminal de guerra y debe ser tratado como tal | Crisis ruso-ucraniana

Mundo GoreNoticias gore, impactantes, preocupantes y apocalipticas a nivel global

 Putin es un criminal de guerra y debe ser tratado como tal

El 24 de febrero, durante una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Sergiy Kyslytsya, embajador de Ucrania ante la ONU, fue informado de que había comenzado la invasión de su país por parte de Rusia. Momentos después, Kyslytsya se dirigió a su homólogo ruso Vassily Nebenzia y dijo: “No hay purgatorio para los criminales de guerra. Se van directo al infierno.



No hay duda de que la invasión de Rusia a Ucrania es una violación del derecho internacional y de la Carta de las Naciones Unidas. También es un crimen. Debería llamarse así, no solo por los defensores de los derechos humanos y la justicia, sino por los estados.



En los últimos días, muchos funcionarios estatales, medios de comunicación y académicos han hecho todo lo posible para señalar el comportamiento atroz del presidente ruso, Vladimir Putin. Pero es casi como si lo que Putin está haciendo ahora fuera particularmente atroz. Esta invasión es la tarjeta de presentación del presidente ruso y los crímenes de guerra son su firma.



Todo lo que está sucediendo en Ucrania ahora, incluidos los informes de ataques con cohetes contra edificios civiles, es comparable al curso de Putin. Hace unos días, los estudiosos del derecho internacional Frédéric Mégret y Kevin Jon Heller predijeron que Putin cometería el crimen de agresión al invadir Ucrania. Nadie debería sorprenderse si la situación empeora. La biografía personal de Putin está plagada de crímenes atroces y abusos contra los derechos humanos.



Putin saltó a la fama y finalmente llegó al poder después de la guerra de Rusia en Chechenia entre 1999 y 2000. Al aplastar el movimiento separatista en la región separatista, el gobierno ruso ha desplegado niveles terribles de violencia. Human Rights Watch ha documentado legiones de atrocidades, incluidas denuncias de que las fuerzas rusas “bombardearon y bombardearon de manera indiscriminada y desproporcionada objetos civiles” e “ignoraron sus obligaciones en virtud de la Convención de Ginebra de concentrar sus ataques en los combatientes”. Occidente ha respondido dócilmente a las acusaciones de crímenes de guerra. En lugar de ser condenado, Putin fue ampliamente aclamado como un líder que prometió a los rusos una vida mejor y mejores relaciones con Occidente cuando reemplazó a Boris Yeltsin como presidente ruso. Este no iba a ser el caso.



En 2008, Putin se dirigió a Georgia y ordenó a las tropas rusas, a las que llamó “cascos azules”, que invadieran las provincias georgianas de Osetia del Sur y Abjasia. No estaban allí para mantener la paz. Mientras Moscú invocaba un lenguaje humanitario argumentando que tenía la “responsabilidad de proteger” a sus ciudadanos en ambos territorios, las fuerzas rusas atacaron indiscriminadamente objetivos civiles, un crimen de guerra.



En 2014, Putin invadió Ucrania, lo que condujo a la ocupación ilegal y la anexión de Crimea, al tiempo que desató un conflicto en Lugansk y Donetsk que se cobró unas 14.000 vidas. Durante la violencia, militantes respaldados por Rusia bombardearon el vuelo 17 de Malaysia Airlines sobre Ucrania, matando a las 298 personas a bordo. Los ataques de las fuerzas rusas contra civiles eran habituales, y se denunciaron asesinatos y torturas en los centros de detención, denominados “los últimos campos de concentración de Europa”, dirigidos por separatistas prorrusos.



Estos son solo una pequeña muestra de los crímenes de Putin que han sido documentados por organismos de investigación y de derechos humanos. Home Security Tips and buying guides Home Security Tips and buying guides



Los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad presuntamente cometidos por las fuerzas de Putin también han galvanizado a la Corte Penal Internacional (CPI), que abrió una investigación sobre las atrocidades cometidas en Georgia en 2016 y completó una revisión de las cometidas en Ucrania en 2020, concluyendo que hubo había motivos razonables para creer que se habían cometido crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.



Y luego está Siria. Durante una década, Putin respaldó al dictador sirio Bashar al-Assad a pesar de la evidencia de atrocidades que los investigadores de crímenes de guerra llaman “las más fuertes desde los juicios de Nuremberg”.



Las fuerzas aéreas rusas bombardearon hospitales y atacaron a las fuerzas de defensa civil que trabajaban para rescatar a los supervivientes de los bombardeos. Un informe de 2020 de la Comisión de Investigación sobre Siria, creada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, concluyó que Rusia había bombardeado zonas civiles en violación de los Convenios de Ginebra. Como ha observado Kenneth Ward de la Asociación de Control de Armas, Rusia también ha sido un catalizador para los ataques con armas químicas en Siria. Moscú protegió a Siria del escrutinio judicial por las atrocidades cometidas con y en nombre de Assad, al vetar la remisión de Siria a la CPI en 2014.



Comme si l’implication dans des crimes internationaux généralisés et systématiques ne suffisait pas, Poutine a également été accusé d’avoir ordonné l’empoisonnement de dissidents russes au Royaume-Uni et l’emprisonnement de défenseurs de la démocratie et des droits de l’ hombre. También se ha relacionado con la corrupción en una escala que equivale a una violación de los derechos humanos.



Nada de esto es culpa de Rusia. Putin no es Rusia y Rusia no es Putin. En los últimos días, miles de manifestantes en toda Rusia han salido a las calles para protestar contra la invasión de Ucrania, mientras que han aparecido pintadas de “No a la guerra” en muchas ciudades rusas. Es Putin, y su camarilla de aduladores y facilitadores, quienes deben rendir cuentas.



Abordar las acciones del presidente ruso ahora no se trata solo de los ataques a Donetsk, Luhansk o las afueras de Kiev. También se trata de las atrocidades que ha cometido con impunidad en Georgia, Crimea, Siria, Chechenia y otros lugares. Estas son las atrocidades que perpetró ante las que demasiados estados hicieron la vista gorda con la falsa esperanza de que pudieran contenerlo y razonar con él.



Mientras las columnas blindadas avanzaban hacia Ucrania, el embajador de Canadá ante la ONU, Bob Rae, llamó a Putin un “criminal de guerra”. Es posible que Putin nunca enfrente la justicia en un tribunal internacional como la CPI. Pero la comunidad internacional debería organizar la recopilación y preservación de pruebas de sus atrocidades a medida que ocurren, en tiempo real ante los ojos del mundo. Quizás algún día esta evidencia pueda usarse para enjuiciar a Putin y su régimen. Sobre todo, los estados deben tratar a Putin por lo que es y por lo que ha hecho: un criminal para quien las leyes de la guerra y las normas de humanidad no significan nada en absoluto.



Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la posición editorial de Al Jazeera.



Contenido original en Inglés



MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fromthesource.link/2022/02/27/putin-es-un-criminal-de-guerra-y-debe-ser-tratado-como-tal-crisis-ruso-ucraniana/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente